La inspiración es más como un empujón, como una musa poliamorosa; Gabriela Cabezón Cámara

La escritora invitó a los jóvenes a desarrollar el gusto por la escritura

La autora argentina Gabriela Cabezón Cámara quedó durante algunos minutos en pausa total mientras cavilaba la posible respuesta a la pregunta de una estudiante de la Preparatoria 18 donde se le decía con qué autor o escritora le gustaría generar una colaboración. Después de unos segundos respondió que es difícil porque hay un montón de literatos con los que le gustaría hacerlo, “aunque ahora estoy fascinada con una compatriota suya, Cristina Rivera Garza, quizá con ella me encantaría”.

Cabezón Cámara fue la siguiente visitante virtual a Ecos de la FIL del programa de FIL Joven de la Feria Internacional de Libro de Guadalajara, donde la Preparatoria 18 de la Universidad de Guadalajara (UdeG) fungió como anfitriona, y en el que la autora desmenuzó intereses personales y tal vez —sólo tal vez— buscó la respuesta —una respuesta— al motivo que la ha llevado a escribir obras como La Virgen Cabeza (2009) o Le viste la cara a Dios (2019).

Cuando se le preguntó sobre los tópicos que toca —como la violencia, la marginalidad, la diversidad sexual— la escritora ahondó que la palabra marginalidad debe analizarse en qué grupo social está mejor “bendecido” en su forma de vivir “por las instituciones”, y describió: “si uno analiza con lupa, verá que hay muchísima violencia. Hay una figura idealizada que tenemos que revisar porque esto se saca de la familia, ¿lo marginal nos lleva a ver menos problemas? En Argentina sólo alrededor de 15 % de la población no es pobre, frente a eso ¿De qué clase de márgenes (o marginalidad) hablamos?”.

Señaló que estas realidades sociales fueron abordadas en su trabajo literario por ser latinoamericana, el continente más desigual del mundo: “Por eso parte de lo que escribo tiene que ver con esas desigualdades feroces. Soy de acá y tengo el corazón y todo acá. En Argentina nos enseñaron que veníamos de los barcos, entonces muchos tienen la mente en Europa, sin embargo yo tengo la mente en el lugar donde vivo. De donde soy”.

Recomendó a los jóvenes interesados en escribir a leer lo más que puedan y también a que hagan caso no sólo a la inspiración, sino a las cosas que “nos empujan” y argumentó: “hay cosas que son así, te empuja una historia que escuchas, una canción, una película, una frase que escuchas en la calle. Incluso cosas que uno nunca sabe de dónde salieron. Uno quisiera saberlo, pero no sabe de dónde vienen. Hay cosas que flotan en el aire de todos están ahí y alguien las toma. Es como una musa poliamorosa”.

  • Boletín Informativo No. 334
    Víctor Rivera
    Lunes 30 de Noviembre de 2020
    Guadalajara, Jalisco
    Fotografía: DCS del SEMS